fbpx

Esther López Pou

En esta vida mía, en esta encarnación soy, por elección mía, Esther López Pou, hija de Francisco López Rojo, hija de Francisca Pou Fiol y hermana gemela de Yolanda López Pou.

Fui una niña muy buscada, muy deseada, fecundada “in vitro” y nací a los 7 meses por cesárea.

Tuve una infancia FELIZ llena de SALUD, AMOR, RIQUEZA y ABUNDANCIA en todos los aspectos de mi vida,

PERO

Cuando tenía 8 años sucedió algo en mi vida que la cambió para siempre: mi padre falleció en un accidente laboral. (Primer desafío que tuve que superar).

Fue un “SHOCK” para todos porque fue una MUERTE inesperada.

Mi padre “desapareció” de un día para otro…

Como te puedes imaginar, una niña de 8 años no está preparada psicológicamente, ni emocionalmente, ni tiene la capacidad suficiente para comprender el concepto de la MUERTE. Es decir, no entiende qué es la muerte. Se supone que una niña de 8 años tiene que ser niña aún unos cuantos años más y todo lo que implica serlo: jugar, imaginar, investigar, explorar, aprender y, sobre todo, tiene que ser feliz. A mí, me tocó MADURAR de golpe y, por tanto, perdí parte de mi NIÑEZ.

En mi caso, recuerdo que, con tan sólo 8 años, pensaba y me hacía muchas preguntas sobre el tema del fallecimiento de mi padre, como, por ejemplo:

 

¿Qué quiere decir que papá se haya IDO al cielo?

¿No lo volveré a VER nunca más?

¿DÓNDE está papá?

¿POR QUÉ la gente se muere?

¿MORIRÉ yo también?

¿Por qué me pasa esto a MÍ con la cantidad de gente que hay?

¿Por qué la vida es tan INJUSTA?

Como ves, desde bien pequeña he sido una BUSCADORA.

Por otra parte, por si no fuera suficiente, cuando tenía 18 años tuve una CRISIS EXISTENCIAL (segundo desafío que tuve superar).

A pesar de tenerlo TODO a mi favor, por ejemplo: salud, dinero amigos, amor y demás (siempre he vivido y he crecido rodeada de abundancia y de lujos: mansión, yate, coches descapotables, entre otros), no le encontraba SENTIDO a nada, todo lo veía negativo, no tenía apenas apetito para comer, ni ganas de hacer nada: ni de quedar con los amigos, ni de hacer los deberes, ni de levantarme por las mañanas, ni de hacer las cosas con las que antes disfrutaba…

Para más inri, en la misma época, falleció un amigo mío de la infancia en un accidente de moto con solo 17 años. (Tercer desafío que tuve que superar). Cuando me dieron la noticia, estaba en shock. No daba crédito a lo que me acababan de contar, porque yo siempre me había imaginado con mi amigo de “mayores” siguiendo con nuestra amistad… Es decir, yo planeaba seguir con nuestra amistad durante muchos años.

Definitivamente, fue otro duro golpe y me costó mucho asimilarlo.

Para colmo, ese mismo año, cerramos la empresa de construcción familiar debido a la crisis económica del año 2008 y perdimos una gran cantidad de dinero. (Cuarto desafío que tuve que superar)

El cúmulo de todos esos desafíos hicieron que tocara fondo y que me adentrara en un profundo túnel que parecía no tener salida ni fin…

En esa época de mi vida, me sentía súper PERDIDA y DESCONECTADA de mí misma.

Para mí, esa época fue realmente un verdadero INFIERNO.

No obstante, ese desafío fue una piedra angular en mi camino y a partir de ahí, tuve un momento de introspección y volví a hacerme muchas preguntas y a interesarme por conocer que había después de la muerte, ya que no le encontraba sentido al hecho de nacer, vivir y morir simplemente. Me cuestionaba lo siguiente:

¿Realmente la vida se trata simplemente de eso: ¿nacer, vivir y morir? ¿En serio?

¿Hay algo después de la muerte?

¿Hay algo antes de la vida?

¿Quién soy?

¿De dónde venimos?

¿Adónde vamos?

¿Por qué hay tantas injusticias en el mundo?

¿Por qué la gente sufre?

¿Quién es Dios? ¿Existe Dios?

Entonces, empecé a investigar y a indagar sobre el tema. Comencé a leer mucho sobre el tema y a asistir a talleres, charlas, conferencias, etc., sobre crecimiento personal y espiritualidad, ya que esto aliviaba mi sed de SABER, de CONOCER y de encontrar RESPUESTAS. Además, esto aliviaba a mi MENTE y a mi ALMA.

No sé exactamente cuánto tiempo estuve en ese estado de negatividad tóxico. Quizás medio año. Así pues, puedo afirmar que, gracias a todos estos desafíos, DESPERTÉ. Tomé CONSCIENCIA y hoy en día estoy en el CIELO.

También, he viajado mucho para conocer otras CULTURAS y aprender cómo viven la VIDA, qué valoran, cuáles son sus CREENCIAS, sus modos de vida, qué les hace felices, cómo entienden la MUERTE…

Además, siempre he tenido la sensación de que hay algo más que la vida que percibimos. Siempre he tenido como una certeza interna en lo profundo de mi corazón.

Finalmente, he comprendido GRACIAS a los DESAFÍOS que se me han presentado, el significado de la VIDA, de la MUERTE, QUÉ hay después de dejar el cuerpo físico, CÓMO vivir FELIZ y en PAZ y eso es lo que pretendo compartirte con los libros.

¿VERDAD QUE TÚ TAMBIÉN HAS SIDO DESAFIADO/A?

Si quieres conocer más sobre mí y aprender todas las grandes lecciones que tengo para enseñarte que he aprendido de grandes maestros, de los libros y de la vida durante todos estos años y que estoy segura de que también te servirán a TI…

TRILOGÍA

VIBRA Y BRILLA

VIBRA Y BRILLA

Somos Energía, Somos Luz

Este libro te ayudará a responder algunas de las grandes cuestiones existenciales, entender el mundo espiritual, a perder el miedo a la muerte y a transitar el duelo de una manera más sana.

VIBRA Y BRILLA

como la Luna

Este libro te ayudará a vibrar y a brillar y a llevar una vida más plena, más consciente, más tranquila y más feliz.

VIBRA Y BRILLA

hasta la luna

En este libro descubrirás cómo son los niños, las niñas, los docentes, el equipo directivo, las escuelas y las familias que vibran y brillan hasta la Luna, sin dejar de cultivar tu desarrollo personal y espiritual.

A) Los que prejuzgan antes de conocer y probar algo.

B) Los que les gusta conocer, aprender y probar cosas nuevas y basan su opinión en su propia experiencia.

Si le das una oportunidad a estos libros, entonces seguro que luego me lo agradeces.

Share This
Abrir chat